Especial COVID-19 en La Araucanía
Inicio / Noticias / ¿Cuánto podría afectar la contaminación atmosférica a la propagación del COVID-19?
¿Cuánto podría afectar la contaminación atmosférica a la propagación del COVID-19?

¿Cuánto podría afectar la contaminación atmosférica a la propagación del COVID-19?

Hay muchas interrogantes que el mundo científico se está planteando ante la crisis mundial de esta nueva pandemia. Conocer las incidencias de COVID-19 y la relación existente entre contaminación atmosférica y mayor propagación de los virus, es algo que está bajo la lupa. 

Existe una literatura sólida sobre estudios que correlacionan la incidencia de casos de infección viral con las concentraciones de material particulado atmosférico del tipo PM10 y PM2.5. Se sabe que las partículas atmosféricas funcionan como un portador para muchos contaminantes químicos y biológicos, y esto incluye a los virus, por supuesto.

El académico UFRO Dr. Fernando Lanas lleva una larga y reconocida trayectoria investigando una serie de enfermedades crónicas. Por eso ha puesto especial atención en los antecedentes descritos en un artículo científico emanado por un grupo de investigadores de las universidades de Bologna y de Bari de Italia, que ponen en esa estas interrogantes. Por qué ciudades como Nueva York, Madrid, Barcelona o Milán, incluso en Chile, Santiago y Temuco, son focos de contagio.

Universidades de Bologna y Bari (Italia) 

Pues bien, hay una explicación. Los virus mediante un proceso de coagulación se apegan a las partículas atmosféricas -compuestas por sólidas y líquidas- y se vuelven capaces de permanecer en la atmosfera por horas, días e incluso semanas y pueden de esta forma ser transportados a largas distancias.  También a la superficie de las partículas de polvo, hollín, cenizas y polen en suspensión.

La tasa de inactivación de los virus en partículas atmosféricas depende de las condiciones ambientales. Un aumento en las temperaturas y la radiación solar afecta positivamente la velocidad de inactivación, mientras que la humedad relativamente alta puede favorecer una mayor tasa de propagación, es decir, virulencia.

Algunas investigaciones como la del equipo italiano han concluido en que la gripe aviar (2010) se puede propagar a largas distancias mediantes tormentas y polvos asiáticos portadores del virus. Los investigadores han demostrado que hay una correlación exponencial entre cantidades de casos de infección (general riesgo relativo acumulado RR) y concentraciones de PM10 y PM2.5.

“La epidemia lleva poco tiempo y los países afectados recién están cambiando de estación. Sin embargo, lo anterior se ha demostrado en varias infecciones virales y bacterianas respiratorias. En influenza, virus respiratorio sincicial, parotiditis e infecciones respiratorias bajas en niños”, dice el Dr. Fernando Lanas.

Según el especialista UFRO, debemos entender que este es un virus con alta propagación para el cual no tenemos inmunidad y es probable que la contaminación haya jugado un rol preponderante en la trasmisión de la enfermedad en ciudades altamente contaminadas. Wuhan, Nueva York y Barcelona estaban, además, en invierno, lo que aumenta la contaminación.

En el caso de Temuco y Padre Las Casas todavía no podrá verse esta correlación, pues la mayor contaminación atmosférica se espera en el mes de abril. Y esto puede afectar de la siguiente forma:

  • Seguro: La contaminación aumenta las consultas, hospitalizaciones y mortalidad por enfermedades respiratorias y cardiovasculares. De este modo, compite con los enfermos por coronavirus debido a los recursos en salud.
  • Muy probable: El daño pulmonar por la contaminación agrava el curso de la

infección por coronavirus.

  • Probable: Aumento de la trasmisión del virus.

El equipo de la UFRO que dirige el Dr. Fernando Lanas, ha trabajado en estudios que muestran contaminación intra-domiciliaria asociada a más infección respiratoria baja. Como médico cardiólogo ha sido determinante avanzar en nuevas investigaciones sobre presión arterial y enfermedades cardiovasculares y contaminación.

Por lo que otorga dos importantes consideraciones. “Es importante adoptar medidas anticipatorias. A nivel individual, debemos preferir la utilización de combustibles no contaminantes, aislar la casa, aceptar temperaturas interiores algo más bajas, y abrigarse. Mientras que a nivel global, es necesaria la baja de impuestos o subsidios para el uso de estos combustibles y anunciar las alertas tempranas de contaminación ambiental”, concluye, a pocas semanas de que la población entre a la temporada más fría y lluviosa del año.

Por Pamela Carrasco S.
Dirección de Comunicaciones UFRO

*Este texto periodístico se elabora a partir del paper científico: “Relazione circa l’effetto dell’inquinamento da particolato atmosferico e la diffusione di virus nella popolazione”, elaborado por investigadores de la Universidad de Bologna y Bari, Italia. Su traducción ha sido realizada por el académico del Departamento de Ciencias Básicas UFRO, Dr. Edoardo Tosti-Croce.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*